IMG_2230

POLITRAUMATIZADOS

La atención al paciente politraumatizado es importantísima, debe de categorizarse y tener un protocolo establecido para poder salvarle la vida y minimizar las complicaciones futuras.
El paciente que ha sufrido un accidente de alta energía es un paciente grave, donde han de priorizarse las medidas a adoptar con el fin de salvarle la vida y de conseguir una recuperación lo más adecuada y precoz posible, minimizando las secuelas. Se expone la actuación racional de actuación del cirujano ortopédico dentro del equipo multidisciplinar de atención al politraumatizado, basándonos en el concepto de control de daños.
Conocer la problemática del paciente politraumatizado es esencial para todos los profesionales que trabajan en los servicios de urgencias, y enseñar de modo correcto a los estudiantes de todas las disciplinas que componen las ciencias de la salud es una labor esencial.

Lo primero que hay que hacer en estos pacientes es salvarles la vida, atendiendo a las causas que pueden arrebatarla, y hay que ver que el paciente pueda ventilar o respirar, el estado circulatorio sea el adecuado, controlar las hemorragias y ver donde potencialmente pueden existir hemorragias internas, asimismo la función neurológica ha de valorarse.

Los traumatólogos haremos un control de daños, que consiste en ver que lesiones son las potencialmente más graves y que debemos atender primero para estabilizar al paciente.

Hemos de atender las fracturas de pelvis y las fracturas de huesos largos, conociendo su problemática particular. Así una fractura de pelvis que afecte la parte posterior del anillo, causará un sangrado que debemos controlar: Disminuyendo el espacio de sangrado (bien por compresión directa -técnica de empacado- o bien aplicando una fijación externa – que puede ser tan simple como poner una sábana alrededor de la pelvis o aplicar un fijador externo-). Las fracturas de huesos largos por otra parte deben de estabilizarse con lo que se minimizará el sangrado y las embolias grasas.

Estabilizar el paciente en cuanto a sus fracturas, es la forma más eficaz y eficiente para que posteriormente pueda tratarse de modo adecuado en los servicios de reanimación y/o cuidados intensivos.

Una vez estabilizado el paciente es cuando podemos realizar cirugías más definitivas, que mejoren la función, como puede ser la estabilización o la fijación interna mediante placas y tornillos de pelvis u otras estructuras.

Exponemos un caso ilustrativo para comprender estas técnicas y conocer la visión de la cirugía ortopédica y traumatología, de un accidentado con múltiples fracturas y potencialmente causantes de problemas médicos importantes en un paciente.

Como siempre esperamos pueda ser útil.

Este artículo ha sido elaborado por el Dr. Emilio J. Salmerón Martínez, Doctor en Medicina y Cirugía, Especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología, y tiene una finalidad docente para los profesionales de ciencias de la salud en formación, también es divulgativo para concienciar a los pacientes y familiares de la gravedad de determinadas lesiones cuando se producen.

mano y muñeca

INESTABILIDAD DE MUÑECA. LESION LIGAMENTO SL

SE PRESENTA LA LESION DEL LIGAMENTO ESCAFOLUNAR.

Las lesiones de los ligamentos de muñeca en especial el ligamento escafolunar (SL), merecen una consideración especial, pues producirán una clínica dolorosa, que se hará invalidante progresivamente, conduciendo a la artrosis de muñeca en poco tiempo.

Esta artrosis secundaria a la lesión del ligamento escafolunar, recibe un nombre especial y se la conoce como muñeca SLAC por el acrónimo de sus siglas en inglés.

Se estima que es la principal causa de artrosis primaria de muñeca.

Deben de conocerse unos estadios, que en síntesis pueden considerarse como estadios pre-radiográficos y otros donde las lesiones están establecidas.

La lesión que se produce es consecuencia de la rotura del ligamento escafolunar, este es un ligamento acintado, entre dos huesos, cubierta su superficie de cartílago, y es responsable último de que el escafoides siga a la primera hilera del carpo en sus movimientos. De modo que si se rompe produce una inestabilidad conocida como disociativa, donde el semilunar se coloca en dorsiflexión o DISI.

La lesión establecida tiene unos signos conocidos, como el aumento del espacio entre el semilunar y el escafoides o signo de Therry Thomas (por la separación entre los dientes de este cómico), el escafoides se coloca en flexión y aparece el signo del anillo, en la radiografía lateral aparece una posición en DISI del semilunar….; con estadios menos avanzados hemos de recurrir a proyecciones dinámicas de desviación radial y cubital o a una cinerradiografía para ver la separación efectiva, y nos es útil el TAC y la RMN.

Hoy día las lesiones que no podemos apreciar por pruebas de imagen, las intentamos valorar por artroscopia, y son los estadios que se conocen como predinámicos, existe una clasificación artroscópica de estas lesiones y unos tratamientos establecidos que en muchas ocasiones podemos solucionar artroscópicamente.

Por otra parte el tiempo de la lesión nos permite clasificarla como aguda o crónica, para poder intentar o no una reparación primaría del ligamento.

Nos ha supuesto como cirujanos un reto el poder tratar a estas lesiones crónicas, que ya comienzan a dar síntomas y que vemos en las pruebas de imagen de forma clara.

Técnicas como ligamentoplastia de Brunelli, la modificación de Garcia Elias, las artrodesis parciales, las técnicas hueso tendón-hueso, tienen series, sus detractores y los que abogan por ellas, pero son técnicas de difícil ejecución, y en muchos casos producen secuelas que ensombrecen los resultados.

La técnica que se expone es una técnica que pensamos reproducible, ingeniosa, y de resultados prometedores.

Mostramos un caso clínico y el fundamento técnico de la misma.

Este artículo sobre la inestabilidad de la muñeca ha sido elaborado por el Dr. Emilio José Salmerón Martínez; Doctor en Medicina y Cirugía, Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Pueden consultarle en cualquiera de sus consults y también on-line.

Si les es más cómodo pueden llamar al teléfono de consulta:

 

868 911 332

 

 

 

 

codo

Luxación de codo. Inestable tras reducción

LUXACION DE CODO. GRAN INESTABILIDAD.

 

La luxación de codo, es un problema grave, que requiere asistencia médica inmediata, y lograr la reducción de la forma más precoz y efectiva posible. Existen distintos tipos según el número de ligamentos lesionados, o la asociación con lesiones óseas.

El conocimiento en profundidad de esta patología puede conducirnos como médicos a minimizar las complicaciones que sufrirá el paciente tras padecer esta lesión.

Nuevas técnicas de tratamiento nos permiten minimizar las secuelas, pero debemos conocerlas en profundidad. Exponemos aquí una nueva técnica para tratar una luxación aguda de codo, altamente inestable, mediante biotenodesis con tornillos interferenciales.

Esto nos permite una rehabilitación más precoz y agresiva.

 

La luxación de codo es una patología que suele ser compleja de tratar. Presentará pocos problemas si es aislada y no se asocia a lesión ósea/cartilaginosa y la lesión ligamentosa es única y se dan las condiciones para que cicatrice bien. En caso contrario puede ser frustrante tanto para el médico como para el paciente dadas las tremendas complicaciones a las que conduce.

Es esencial conocer la anatomía de los ligamentos del codo (enlace), conocer la fisiopatología de estas lesiones y disponer de un algoritmo (enlace), que nos permita clasificar correctamente la lesión para tratarla de la forma más adecuada.

Por otra parte las fracturas asociadas, de la cabeza del radio, de la estiloides del cúbito, y la combinación de estas (triada terrible), harán el problema más difícil de solventar.

Conocer cómo, el orden secuencial de reparación y el empleo de distintos procedimientos (fijadores externos, internos…), es importantísimo y esencial para tratar estas lesiones (enlace).

Las complicaciones de no conseguir una recuperación anatómica son desvastadoras en el sentido de rigideces complejas y permanentes o inestabilidades. No debiendo desdeñarse las lesiones neurológicas y/o vasculares.

Gracias a los nuevos diseños de la industria, y la investigación que comporta, hoy contamos con nuevos sistemas que son prometedores para alcanzar resultados si no óptimos si satisfactorios, a la vez que dotar de una estabilidad que nos permita iniciar la rehabilitación de forma rápida, protegiendo las estructuras reparadas mientras se produce la cicatrización.

En el siguiente vídeo exponemos un caso de gran inestabilidad de codo tras una luxación, lo que en nuestra clasificación vendría a ser un estadío IIIC, y su reparación mediante una biotenodesis del complejo externo, que nos ha evitado la reparación del complejo interno, minimizando de este modo la disección y la rigidez subsiguiente, así como hacer innecesario el uso de un fijador externo de codo (enlace) para proteger la reparación.

 


Esperamos que pueda ser útil a la hora de afrontar el tratamiento de esta patología, y hacer comprender al paciente afecto de esta lesión, el grado de colaboración y participación que ha de tener en su recuperación.

 

Este artículo sobre la luxación de codo ha sido elaborado por el Dr. Emilio José Salmerón Martínez; Doctor en Medicina y Cirugía, Especialista en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Pueden consultarle en cualquiera de sus consults y también on-line.

 

Si les es más cómodo pueden llamar al teléfono de consulta:

868 911 332

mano y muñeca

“ESGUINCE DE MUÑECA”: DOLOR DE LA RADIOCUBITAL DISTAL

RADIOCUBITAL DISTAL: PATOLOGIA.

El dolor de muñeca con origen en la radiocubital distal es una de las causas más frecuentes del mismo, entre sus orígenes más frecuentes la degeneración articular de la propia articulación, el pinzamiento o impingement de la misma por un cúbito largo y la degeneración del fibrocartilago articular, suelen responder de forma correcta a la osteotomía de acortamiento cubital, que nosotros combinamos con técnicas artroscópicas.

En el presente vídeo se repasa la anatomía, fisiología y conceptos fisiopatológicos de mayor transcendencia en el tratamiento.

Se exponen casos clínicos ilustrativos intervenidos por nosotros.