rodilla

CARTILAGO DE LA RODILLA. LESIONES Y TRATAMIENTO

CARTILAGO ARTICULAR. LESIONES Y TRATAMIENTO

Las lesiones del cartílago articular de la rodilla son lesiones graves, dada la alta especialización de este tejido, y la escasa capacidad regenerativa, pues las lesiones curan hacía un tejido fibrocartilaginoso que no posee las capacidades biomecánicas del primitivo. De ahí que estas lesiones sean la base de la artrosis en las distintas articulaciones del cuerpo.
Su tratamiento requiere conocer las diferentes técnicas descritas para ello, muchas conocidas desde hace tiempo, otras mas recientes, como los cultivos de condrocitos y las denominadas MASS, o técnicas de andamiaje que tanto se están prodigando en nuestros días.
Por otra parte existen variables dentro de la lesión que sientan un pronóstico más o menos afortunado en su tratamiento que son preciso conocer, como el tamaño de la lesión, el que asiente en una superficie de carga o que sean lesiones especulares (a ambos lados de la articulación), etc.
También debe de considerarse que existan lesiones asociadas como lesiones de meniscos, ligamentos, o deformidades en el plano frontal (genu varo/valgo) o sagital (genu recurvatum). En dicho caso hay que reparar o solucionar estas lesiones para obtener un resultado adecuado en el tratamiento.
Los algoritmos del tratamiento de estas lesiones, dependen de la profundidad que alcanza, es decir si la lesión sólo afecta al cartílago articular (lesión condral), afecta también al hueso subcondral (lesión osteocondral), o existe una base fisiológica vascular (osteocondritis disecante), según estos tipos, y en base a las clasificaciones de Outerbridge, Jackson, y fundamentalmente al tamaño en superficie de la lesión medida tanto por TAC como por RMN, y a las variables mencionadas, esto es: si la lesión afecta a la zona de carga articular, zona submeniscal, tróclea femoral, o se trata de una lesión especular. En resumen, con las consideraciones dadas por los algoritmos de tratamiento y las consideraciones de las variables, podríamos indicar que las lesiones, podríamos considerarlas como aquellas que son superiores a los dos centímetros cuadrados de superficie, entre uno y dos centímetros y las inferiores a los dos centímetros.
Las superiores a los dos centímetros, los artículos publicados en base a evidencia científica y salvo otras consideraciones, indican que los mejores resultados obtenidos y por ello se aconseja el tratamiento por técnicas de trasplante de condrocitos, bien sean en sus facetas de condrocitos sólos, malla de condrocitos (ACI, CACI, MACI), y a este respecto en España, el profesor Guillén posee una amplia casuística, además de haber conseguido tratamientos con las mayores concentraciones celulares, y ser un investigador de renombre en el tema. Personalmente hemos aprendido siempre mucho con él y debemos de congratularnos de sus logros reconocidos internacionalmente.
Entre uno y dos centímetros pueden tratarse mediante técnicas de mosaicoplastia, las cuales han experimentado un gran avance en cuanto al instrumental disponible para realizarlas, además de poder suplementarse en ocasiones con técnicas de andamiaje.
Inferiores a un centímetro pueden ser abordadas mediante técnicas de microfracturas, suplementadas con ácido hialurónico, viscosuplementación, factores de crecimiento, PRP, etc…
En el siguiente vídeo exponemos los algoritmos de tratamiento:

No todas las lesiones necesitan un tratamiento quirúrgico, y en función de la clínica puede comenzarse por un tratamiento conservador, pero eso sí con un seguimiento muy preciso de la lesión.
Si falla este tratamiento conservador, o si se dan las condiciones de dolor, derrames frecuentes, incapacidad, etc…; es cuando debemos plantearnos un tratamiento quirúrgico, que deberemos de ofertar en base a las expectativas del paciente, pues no es lo mismo el tratar a un deportista o atleta, que a un “amateur”, a un adolescente, o a un trabajador. Los tratamientos deben de individualizarse en base a las necesidades reales, y a lo que podemos aportar con el mínimo riesgo y las máximas garantías de éxito.
También hay que considerar los costos de los procesos, pues sobre la técnica base habrá que añadir suplementos del doble del precio de la intervención si usamos técnicas de microfracturas, que pueden llegar al triple si se usan los productos MASS, o a cinco veces en el caso de los transplantes de condrocitos.
En el siguiente vídeo se exponen las principales técnicas y se argumentan con los mejores datos de la bibliografía científica.

También debe de considerarse si existe una patología concomitante en la rodilla, pues esta debe de tratarse. Por ejemplo, hoy sabemos que una rodilla que ha sido sometida a una meniscectomía externa, evoluciona a una artrosis del compartimento externo, desarrollándose un genu valgo progresivo. Por ello en un paciente joven no se han de escatimar esfuerzos en tratarla con transplantes meniscales, o incluso con cultivos condrales, pues ambas técnicas no son incompatibles e incluso se complementan. Si además existe una deformidad asociada, se puede añadir a la técnica una osteotomía.
Todo esto lo exponemos en el siguiente vídeo.

 

ESTE ARTÍCULO HA SIDO ELABORADO POR EL DR. EMILIO J. SALMERON MARTINEZ, DOCTOR EN MEDICINA Y CIRUGIA, ESPECIALISTA EN CIRUGIA ORTOPEDICA Y TRAUMATOLOGIA. PROFESOR CLINICO ASOCIADO DE DICHA ESPECIALIDAD EN LA UNIVERSIDAD DE MURCIA.

ESPERAMOS QUE PUEDA SERLES DE UTILIDAD.

SI NECESITAN MAYOR INFORMACION PUEDEN ENCONTRARLA EN:

www.salmerontraumatologia.com

www.salmerontraumatologia.es

O PUEDEN PEDIR UNA CONSULTA, LLAMANDO AL : 868 911 332