codo

ARTROSIS DE CODO EN PACIENTES JOVENES

ARTROSIS DE CODO. ARTROPLATIA HUMERO CUBITAL.
TECNICA DE OUTERBRIDGE-KASHIWAGI

La artrosis de codo en pacientes jóvenes continua siendo un grave problema, con soluciones no muy preclaras.
La técnica de Outerbridge-Kashiwagi continua siendo una alternativa eficaz, puesto que no se puede en muchas ocasiones realizar todo el procedimiento por vía artroscópica.
La combinación de ambas puede ayudarnos a solucionar el problema.
Es una técnica indicada en pacientes jóvenes, trabajadores de esfuerzo, con artrosis de codo, con dolor en los últimos grados de fleco-extensión (no en todo el arco de movilidad del codo).
Consigue resultados excelentes y buenos en un 80%.
La combinación de una artroscopia permite tratar y diagnosticar mejor a los pacientes.
En esta técnica debe prestarse atención a no lesionar el cubital ni a producir una fractura de columnas humerales.
Es una técnica totalmente vigente y que ha de tenerse en el arsenal terapéutico para ofertar soluciones realistas a nuestros pacientes.

rodilla

TRANSPLANTE DE MENISCO

Se presenta la técnica quirúrgica para la realización de un transplante meniscal.S

Se exponen dos casos clínicos, en ambos la técnica se ha asociado a una ostentomía femoral de sustracción para recuperar el eje de carga de la extremidad.

Asimismo en un caso se ha añadido una técnica de injerto de consorcios autólogos, cultivados en malla, conocida como MACI.

Se muestra como estas técnicas no son incompatibles, sino más bien complementarias y pueden asociarse.

En nuestro caso siempre hemos realizado primero el transplante de menisco, al que hemos asociado si nos ha parecido necesario la técnica MACI, y posteriormente una vez recuperada la fleco-extensión de la rodilla, hemos añadido de ser necesaria la osteotomía femoral.

Con esta pauta nuestros resultados han sido sistemáticamente excelentes.

En la técnica de transplante meniscal externa, nos hemos decantado por conservar ambos extremos meniscales unidos por el fragmento óseo original, realizando un marqueteado de la meseta huésped, pues de este modo conservamos las inserciones del menisco a transplantar en su longitud original y evitamos “pliegues” o tensiones que puedan comprometer el injerto.

En las osteotomías siempre nos hemos decantado por las osteotomías de sustracción por medial, pues nos han parecido biomecánicamente más estables.