mano y muñeca

RECONSTRUCCION DE POLEAS FLEXORAS

RECONSTRUCCION DE POLEAS FLEXORAS

El sistema de poleas flexoras digital es fundamental en la función de los dedos. Ante secciones de tendones flexores una de las causas más frecuentes e importantes de fallo en la reconstrucción es no dotar al dedo de unas poleas eficaces y eficientes.
Siempre se deben de reconstruir las poleas flexoras A2 y A4, que se encuentran sobre la primera y la segunda falange respectivamente.
El comprobar que el tendón desliza correctamente por las mismas es esencial en la reconstrucción tendinosa, bien sea aguda o diferida.
Exponemos en el vídeo adjunto un caso de lesión del sistema de poleas digital y sus consecuencias.
Asimismo exponemos las formas de reconstrucción de estas poleas flexoras.

 

 

 

El sistema de poleas digital está diseñado de forma que los tendones flexores extrínsecos deslizen de una forma eficaz y eficiente a lo largo de la cadena digital.

Permiten que un segmento articular intermedio como la segunda falange pueda trabajar con fuerza y precisión.

El conocimiento de las mismas y la forma de abordarlas en la reconstrucción quirúrgica cuando se enfrenta un cirujano a una lesión de un tendón flexor es crucial para obtener un buen resultado.

Muchas veces la lesión tendinosa en agudo coincide con una polea esencial, y la reparación va a quedar bajo la misma. Hay que planificar cómo se va a abordar la polea, cómo se va a abrir, para poder posteriormente garantizar un cierre donde el tendón discurra, no quede estenosado y la polea sea eficaz.

Siempre se han de reparar las dos poleas críticas, definidas muchos años atrás: la A2 y la A4, para que el tendón no desarrolle un fenómeno al flexionarse conocido como cuerda de arco, y que sea visible en la piel, lejos de estar sujeto al canal digital fibro-óseo.

En casos de reparación diferida, muchas veces nos encontramos ante sistemas destruidos que hemos de reparar previamente a la colocación de varillas de silastic o Hunter, para obtener un buen canal digital donde discurra el injerto tendinoso elegido.

Los últimos sistemas de arpones, nos han facilitado mucho las técnicas quirúrgicas, pues evitan pasos complicados como pueden ser en las antiguas descripciones de Litter el paso por el sistema dorsal o extensor, o en los casos mostrados, los desgarros al pasar los tendones por tejidos muy fibrosados.

Este artículo sobre la artrosis del pulgar o rizartrosis ha sido elaborado por el Dr. Emilio José Salmerón Martínez; Doctor en Medicina y Cirugía, especialista en cirugía ortopédica y traumatología. Pueden consultarle en cualquiera de sus consultas   y también on-line.

Si les es más cómodo pueden llamar al teléfono de consulta:

868 911 332